¿Porqué Dios no me ayuda en momentos de gran necesidad?

Categoría:

Print Friendly, PDF & Email

Este puede ser el pensamiento de muchos cristianos, especialmente cuando está pasando por una crisis económica; muchos buscan ayuda cuando pierden sus empleos y se enfrentan a un panorama desolador.

Cuentas que pagar…hijos que alimentar y la angustia de responder a los acreedores. Difícilmente se puede sostener una actitud ecuánime cuando tienes en tus hombros una carga tan pesada. ¡A tu mente vienen miles de ideas…unas buenas…esperanzadoras y otras ideas realmente malas, como creer que Dios ya no te escucha e incluso algunos piensan en el suicidio!

Hace poco platicaba con una persona no cristiana que paso por una situación muy difícil en los Estados Unidos, me decía que cuando llego a ese país no tenía nada, tuvo que pedir limosna para juntar 89 centavos para comprar una sopa instantánea, el buscaba ayuda en momentos de gran necesidad y sólo la iglesia católica se la ofreció. Con el paso del tiempo su situación fue cambiando, hoy tiene un trabajo estable suficiente para mantener a su familia.

La religión católica hace la labor de cuidar de los pobres

Algo que esta persona dijo me llamo la atención. Me dijo que durante sus momentos de crisis tuvo que ir a algunos albergues para desamparados para alimentarse. Estos centros de ayuda a los pobres, generalmente son dirigidos por iglesias de línea católica como presbiterianos, anglicanos o católico carismático, y me preguntaba porque los cristianos evangélicos rehúyen esta responsabilidad claramente predicada por Jesús y practicada al pie de la letra por sus discípulos, tal como lo muestra el libro de los Hechos:

1 En aquellos días, como creciera el número de los discípulos, hubo murmuración de los griegos contra los hebreos, de que las viudas de aquéllos eran desatendidas en la distribución diaria. 2 entonces los doce convocaron a la multitud de los discípulos, y dijeron: No es justo que nosotros dejemos la palabra de Dios, para servir a las mesas. 3 Buscad, pues, hermanos, de entre vosotros a siete varones de buen testimonio, llenos del Espíritu Santo y de sabiduría, a quienes encarguemos de este trabajo.” Hechos 6:1-3

Jesucristo nos mandó a cuidar del necesitado

En el tiempo de los discípulos eran ellos quienes atendían no solo a las viudas Israelitas sino a las gentiles (griegas). Un trabajo que hoy en día parece haber desaparecido. En nuestro tiempo el esfuerzo se centra en “entretener” a los oyentes. Procuran mantener el local donde se congregan en las mejores condiciones posibles, alfombras, butacas, el mejor equipo de sonido, pantalla gigante, proyectores, etc.

¡Pero en ninguna manera se enfocan en sus miembros, claro está que hay excepciones a esta regla!

La escritura dice que “… y se repartía a cada uno según su necesidad.” este movimiento fue practicado por los discípulos todos los días, es decir, la prioridad en el primer tiempo no fueron los “templos físicos” sino los “templos espirituales”. La actitud de ayudar a los hermanos en la fe que no tenían que comer y que buscaban ayuda en momentos de gran necesidad, era para los apóstoles, la principal actividad después de la predicación y la oración.

Los apóstoles buscaban ayuda en momentos de gran necesidad

Aun Pablo paso por momentos de necesidad tal como lo reconoce el mismo ante los Filipenses, de modo que encontramos una respuesta al problema de falta de empleo o de hambre.

10 En gran manera me gocé en el Señor de que ya al fin habéis revivido vuestro cuidado de mí; de lo cual también estabais solícitos, pero os faltaba la oportunidad. 11 No lo digo porque tenga escasez, pues he aprendido a contentarme, cualquiera que sea mi situación. 12 Sé vivir humildemente, y sé tener abundancia; en todo y por todo estoy enseñado, así para estar saciado como para tener hambre, así para tener abundancia como para padecer necesidad. 13 Todo lo puedo en Cristo que me fortalece. 14 Sin embargo, bien hicisteis en participar conmigo en mi tribulación. 15 Y sabéis también vosotros, oh filipenses, que al principio de la predicación del evangelio, cuando partí de Macedonia, ninguna iglesia participó conmigo en razón de dar y recibir, sino vosotros solos; 16 pues aun a Tesalónica me enviasteis una y otra vez para mis necesidades.17 No es que busque dádivas, sino que busco fruto que abunde en vuestra cuenta.”  Filipenses 4: 10-17

Pablo decía que quería que sus hermanos en Filipos que buscaba “FRUTO” que al final abundaría para ellos mismos. ¿Recuerda que Jesús dijo que era mejor dar que recibir?

Si los hermanos en la fe que tienen un empleo, que pueden ir cada semana al supermercado y que pueden pagar todos sus recibos de servicio, apoyaran, aunque fuera un poco a sus hermanos que perdieron su empleo otra historia sería. Si en un grupo de cristianos de 100 personas, por ejemplo…20 de ellos hubiesen perdido su trabajo…los restantes 80 deberían ayudarlos; unos podrían llevar comestibles o dinero en efectivo para que paguen los servicios básicos.

No basta con decirles “estamos contigo” es necesario que se los demostremos con hechos, no con palabras ni con buenas intenciones.

¡Este es un llamado a los hermanos que aún no han ayudado a su hermano, a que lo hagan YA!

Y a ti que no encuentras una salida a tu situación económica. Te pido que tengas paciencia. No es fácil, pero la palabra de Dios dice: “Sean vuestras costumbres sin avaricia, contentos con lo que tenéis ahora; porque él dijo: No te desampararé, ni te dejaré” Hebreos 13:5 Dios no te ha olvidado, pero muchos que él mandó a ayudarte Si han olvidado su propósito. 

No los culpes, es posible no sepan que deben ayudar a sus hermanos, tampoco te desesperes porque Dios vendrá en tu ayuda si confías en él… sobre todo… ora por tus hermanos y clama a Dios porque siempre responde a quienes claman. 

Bendiciones

0 0 votos
Calificacion del Articulo
Suscribete
Notificar a
guest

1 Comentario
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Carlos
Carlos
2 años atrás

Gracias x los estudios . Gracia y paz

Estudios Relacionados

Libros Recomendados

Tuyo es el Reino

Print Friendly, PDF & Email

No hay duda de que el reino de Dios fue el tema de predicación de Jesús cuando estaba en la tierra hace aproximadamente dos mil años. El presente libro intenta restablecer el significado original de su predicación sobre el tema

Leer Más >>
Cuando ya no puedes seguir
Reflexiones

Cuando ya no puedes más

Print Friendly, PDF & Email

Cuando estamos pasando una situación díficil y necesitamos la ayuda de Dios; la palabra de Dios dice que debemos poner nuestras cargas en el Señor y rogar con clamor por su ayuda.

Leer Más >>

¿Cuantos en Linea?

Visitantes en linea: 316:
Usuarios: 6
Invitados: 221
Robots: 89

1
0
Nos agradan tus pensamientos, por favor comenta.x
⇈ SUBIR

Suscríbete

Recibe notificaciones sobre nuevos estudios y publicaciones.